Saltar al contenido

Dieta de la Piña

dieta-de-la-pina

La dieta de la piña es una dieta muy popular, conocida también como dieta “desintoxicante” o “depurativa”, esta dieta está dentro de la lista de regímenes alimentarios más empleados para perder peso de una manera rápida y relativamente sencilla.

La dieta de la piña se sustenta en numerosas afirmaciones positivas para este alimento, por ejemplo, se habla que la piña es “saciante”, que contiene fibra en alto contenido, que es laxante y purificante del organismo, entre muchos otros atributos que se le conceden. Vamos a conocer a continuación de qué se trata esta dieta, cuáles son sus beneficios y si realmente funciona o no.

La piña es una fruta asociada a los climas tropicales, llamada por distintos nombres de acuerdo a la región, “ananá, naná, abacaxi” entre otros. Esta fruta es una de las más apetecibles por su sabor dulce natural que la ha hecho formar parte de muchos platos en nuestras mesas, desde ensaladas y jugos hasta postres.

Algunas características de esta fruta nos revelan el por qué es un alimento ideal para incorporar en cualquier estilo de alimentación sano y orientado a perder peso. La piña contiene aproximadamente unas 55 Kcal en cada ración de 100 g, expresado de otra manera, es una fruta con un bajo contenido de calorías. Además, la piña es rica en vitaminas importantes para el funcionamiento, tales como las vitaminas A, B y C, y numerosos compuestos que actúan como antioxidantes bloqueando la acción de radicales libres que dañan y envejecen el organismo.

Por otro lado, la piña también contiene gran cantidad de agua, alrededor de un 85%,  junto con minerales como el zinc, magnesio, yodo y hierro, y otras enzimas que facilitan el proceso de la digestión y aumentan la sensación de saciedad. Por su alto contenido de fibra, la piña mejora el tránsito intestinal y actúa como laxante.

Con base a estas propiedades beneficiosas de la piña se desarrolla la dieta que lleva su nombre, la cual originalmente era un tipo de dieta de alimento único, es decir, alimentación a base de piña, y que prometía perder varios kilos en tan solo tres días. Sin embargo, como es de suponer, aunque sean muchas las bondades de la piña, una dieta a base de este único alimento no solo es difícil de adherir sino que expone al riesgo de carencias nutricionales.

Por ello, se han incluido variantes o estilos de esta dieta, teniendo como alimento principal diversas preparaciones de piña en combinación con algunos otros alimentos que aseguran el aporte nutricional suficiente  y previenen los riesgos de mala alimentación. Lo más usual es combinar la dieta de la piña con pollo o atún que son alimentos que permiten preparaciones bajas en calorías y grasas, a la vez que aportan proteínas.

¿Cómo hacer la dieta de la piña?

dieta-de-la-pina

En general, la dieta de la piña puede planificarse según el tiempo que vamos a adoptarla, para una semana, 15 días, un mes, o mantenerla por largos períodos, modificando ligeramente los menús. Usualmente, esta dieta consta de cinco comidas por día llevando en consideración algunos puntos:

  • A la hora de preparar jugos (un vaso de 300ml), debe ser exclusivamente natural, esto es, sin endulzantes ni azúcares. Sin embargo, para acostumbrarte a la renuncia del dulce, durante los dos primeros días puedes usar algún endulzante, uno o máximo dos sobres.
  • Las combinaciones, para almuerzo y cena son: pollo a la plancha (100-125g la porción); pavo (100g la porción) o atún (200g la porción)
  • Los condimentos usados serán: pimienta, sal y aceite de oliva.
  • Las ensaladas de frutas (piña en combinación con fresas, patillas, cambures) o solo un par de rodajas de piñas son adecuadas para las meriendas.
  • Otros alimentos para acompañar: Queso mozarella (100g o 2 rebanadas), yogurt natural (300g máximo)

A continuación, te ofreceremos 3 alternativas diferentes para cada momento del día

Momento Alimento
Desayuno Una cucharada de mermelada natural (rodajas de piña hervida) para dar gusto a dos rodajas de pan integral y una rodaja de piña.
 Una rebanada de pan integral, queso bajo en grasa, más dos rodajas de piña.
 Dos rebanas de pan de trigo tostado, jamón de pavo, dos rodajas de piña.
Almuerzo 2 rodajas de piña, atún a la parrilla o sofrito con algunas verduras en aceite de oliva
 2 rodajas de piña, pollo a la plancha con algunas verduras en aceite de oliva
 2 rodajas de piña, Salmón (300 g) con algunas verduras en aceite de oliva
Cena 2 rodajas de piña con 1 huevo cocido
 Ensalada césar sin aderezo con una rodaja de piña
 3 rodajas de piña en cuadritos con dos cucharadas de avena
Merienda Yogurt natural con trozos de piña
 Un vaso de jugo de piña natural, sin azucar o endulzantes

Beneficios y desventajas:

La dieta de la piña es una manera rápida de perder peso y conseguir la figura que deseas. Entre algunas ventajas que ofrece está el eliminar las toxinas del cuerpo por su función como antioxidante gracias a los minerales y vitaminas que aporta. Además, previene el estreñimiento y la constipación por sus propiedades como laxante, y funciona también como diurético, ayudando a disminuir la retención de líquidos en el organismo.

A pesar de ello, no deja de ser una dieta restrictiva, con bajo contenido de calorías y grandes restricciones alimentarias que pueden conducir a carencias nutricionales.

La recomendación es encontrar el punto de equilibrio, evitar adoptar esta dieta por tiempos prolongados, y asegurar un suficiente aporte proteico, tomando consideración especial de las actividades y estilo de vida que realiza la persona.

Riesgos específicos de la dieta de la piña

Aunque la dieta de la piña aparezca como un régimen milagroso para ayudar a perder peso de manera rápida y relativamente sencilla, el trasfondo de esta dieta tan restrictiva esconde muchos efectos perjudiciales para la salud.

Se trata de un plan de alimentación incompleto, con restricción casi total de alimentos, por lo que la dieta pierde el equilibrio de nutrientes que debería aportar al organismo con los diferentes grupos alimentarios. Las carencias nutricionales pueden desencadenar desde problemas físicos hasta trastornos de la alimentación.

No es sostenible

Las dietas milagros, como la de la piña, prometen una pérdida de peso rápida y simple, solo se trata de parar de comer. Sin embargo, aunque la persona consiga llevar este régimen con éxito, no es un plan de alimentación sostenible por más de 7 días dado las restricciones de nutrientes severas, además de ser monótona y aburrida.

Por otro lado, la dieta de la piña es una estrategia de dieta de choque que idealmente solo puede ser adoptada por algunos días por personas sanas que no tengan mayores exigencias físicas.

Efecto rebote

Otro problema importante de la dieta de la piña es el impacto metabólico que produce. Con la supresión brusca de nutrientes el metabolismo se hace lento para afrontar el desbalance en el gasto calórico corporal que está dado principalmente por los músculos; el cuerpo quema menos calorías para poder mantener sus funciones basales. Por tanto, el peso que hayas perdido será más fácil de recuperar una vez hayas salido de la dieta, y es probable que ganes algunos kilos extra.

Problemas de salud

Se trata de una dieta hipocalórica severa que usualmente ronda alrededor de 1000 Kcal diarias; este déficit calórico se traduce en un impacto negativo tanto para el estado físico en general como para el ánimo. Así, durante la dieta de la piña te sentirás irritable, cansado, con baja energía y es posible que sufras hipoglucemia y desmayos.

Pérdida de masa magra

La dieta de la piña no te ayuda a reducir el tejido graso. El impacto está en los líquidos y en la masa muscular. El efecto diurético de la piña aumenta el volumen urinario. Por otro lado, la reducción del metabolismo basal no cumple con el gasto calórico necesario para mantener los músculos, y en consecuencia se pierde masa magra.