Saltar al contenido

Dieta de la jicama

dieta-de-la-jicama

La jícama es un alimento del tipo de los tubérculos comestibles, es nativa de México donde se conoce como “nabo mexicano”. Su raíz es gruesa, de consistencia crujiente y jugosa cuando esta crudo, y su sabor es dulce.

Para el consumo, se obtiene es la raíz. Cabe destacar que solo se preserva refrigerada por dos semanas. Las opciones para comer jícama son variadas, los platos generalmente se preparan con recetas crudas o asadas. Siempre hay que lavarla bien, quitarle la concha, y en caso de comerse cruda, se prepara una ensalada con otras verduras condimentando con sal y limón. De esta manera se consume con frecuencia en México.

Los beneficios de la jícama son variados, es un tubérculo muy beneficioso para el organismo y la salud en general. Presenta vitaminas como la vitamina C, y minerales como el calcio, el potasio y el fósforo. Es rica en fibra, ayudando para el tratamiento de la constipación, y es estimulante de la flora intestinal.

Otro beneficio de la jícama es el hecho de que ayuda a reducir los lípidos (colesterol y triglicéridos). Es un alimento apropiado para el buen funcionamiento del metabolismo, que es seguro para consumir por parte de las personas diabéticas, ya que tienen efecto positivo sobre los niveles de azúcar en sangre.

La jícama apenas aporta 35 Kcal por cada 100g, por lo cual es buena para perder peso, y prolonga la sensación de saciedad evitando los “pellizcos” entre las comidas. Además, la jícama es el secreto de muchas modelos para eliminar la grasa abdominal junto con ejercicio regular.

La jícama contiene también 0.7g de proteínas, 1.8 g de azúcares, 0 colesterol, 0.09 g de grasa, y minerales como sodio y potasio.

 ¿Cómo incorporar la jícama en nuestra dieta?

dieta-de-la-jicama

Recordamos que un plan nutricional a base de un único alimento, que generalmente es muy restrictivo, resulta más perjudicial para el organismo, ya que aunque lleva a pérdida de peso rápida, las carencias nutricionales y el efecto rebote están a la orden.

Por ello, la recomendación es incluir a la jícama en tus platos principales, como sustituta de comidas con grasas saturadas o múltiples hidratos de carbono. Poco a poco estas modificaciones mejoraran tu alimentación y reducirás las medidas que deseas.

  • En el almuerzo. Las ensaladas de jícama son ideales para acompañar la porción de proteínas en el almuerzo (pescado, o pollo, con preparaciones asadas o a la plancha, 100-200g). Puedes combinar la jícama con verduras como zanahoria, pepino, remolacha, lechuga, ajís dulces, para una ensalada cruda, aderezada con limón o aceite de oliva.
  • En la cena. Otra opción es preparar verduras al vapor con brócoli, coliflor, apio, zanahoria, espinacas y jícama, con una pizca de aceite de oliva y pimienta para la cena.
  • En la merienda. Puedes prepararte una merienda de jícama cruda y ají. Pela y corta el tubérculo en cubos, pela y corta unos ajís dulces, coloca en una paila un poco de aceite de oliva, sofríe la jícama y el ají juntos y agrega un toque de sal. Es una merienda muy popular en México.
  • Para postre. Existe una receta de gelatina de jícama que puedes preparar. Se pela y se ralla el tubérculo y se mezcla con chile en polvo. Aparte, se prepara un paquete de gelatina de limón que se mezclará con la preparación de la jícama, se vierte en un molde y se deja refrigerar.

Beneficios y desventajas

El mejor consejo para este tubérculo es explorar todas las recetar y platos que puedes preparar con jícama, hacer tu alimentación más saludable, evitando grasas y azúcares y haciendo ejercicio regular, esa es la mejor forma de perder peso de manera segura y duradera.

Si deseas probar otras dietas, te recomendamos: