Saltar al contenido

Dieta de la manzana

dieta-de-la-manzana

Si deseas bajar esos kilos extras que aún se resisten a salir de tu cuerpo, te recomendamos la dieta de la manzana verde, una fruta económica y muy saludable.

Dentro de la moda de las dietas “rápidas” para adelgazar, numerosas alternativas han surgido para ayudar a perder peso de manera relámpago, la mayoría de las cuales suponen un cambio total en el menú diario, principalmente en la cantidad y en el tipo de alimento. Así mismo, muchas de estas dietas rápidas se aprovechan de las propiedades de algunas comidas, principalmente vegetales y frutas, para explicar los efectos que tienen sobre el organismo y cómo hacen adelgazar.

En este grupo de dietas rápidas a base de frutas encontramos la famosa dieta de la manzana, la cual es un régimen de alimentación fundamentalmente a base de esta fruta que se adopta por no más de una semana, y que rápidamente te ayuda a deshacerte de unos kilos de más, especialmente en las problemáticas áreas de la cintura y el abdomen.

La dieta de la manzana se describe como un estilo de alimentación para desintoxicar el cuerpo y purificarlo, al tiempo que ayuda a reducir medidas, puesto que la manzana es una fruta con numerables beneficios para la salud; cuando se consumen frescas su contenido de fibra ayuda a mejorar la motilidad gastrointestinal ayudando en la depuración de los desechos del organismo.

Además, esta fruta es de fácil adquisición en la mayoría de los países, por lo cual es una dieta fácil de costear. Básicamente se basa en sustituir todas las comidas por diferentes raciones de manzanas, cuando menos por un par de días, para luego introducir en las refecciones, junto con las manzanas, algunas ensaladas y colaciones naturales y bajas en calorías.

Solo es recomendable mantenerla cuando por unos 5 días, en los cuales puedes perder entre 4 y 6kg de peso. El cuerpo, ante este cambio brusco de alimentación, movilizará los depósitos grasos, principalmente a nivel del área abdominal, con lo que en menos de una semana conseguirás ver el cambio, una figura más ligera y fina.

¿Cómo hacer la dieta de la manzana?

dieta-de-la-manzana

  • Se planean tres comidas principales (desayuno- almuerzo- cena). En el primer día de la dieta sólo se consumirán manzanas. ¿Cuántas? Las informaciones dicen “todas las que se antojen”, sin embargo consume con moderación.
  • A partir del segundo día se pueden incorporal algunas preparaciones como colaciones de verduras (calabaza, apio, ahuyama, espinacas), también ensaladas verdes (preparadas con lechuga, cebolla, pepino) y también otros preparados (con tomate, zanahoria, remolacha), principalmente en el almuerzo.
  • Las colaciones y las ensaladas son importantes para suplir las carencias nutricionales a las que somete esta dieta de la manzana, además de dan variedad al menú y mejoran la adhesión.
  • Otros alimentos que puedes consumir son los huevos (2 por día cocidos) y el pan integral (2 rodajas al día)
  • Cereales integrales, carne blanca como el jamón de pavo (200g), y leche (300ml) y yogurt (300g) pueden ser adicionados a la dieta en los días 4 y 5.
  • Durante estos días evita el ejercicio físico de moderada o fuerte intensidad, pues tu cuerpo no está recibiendo los nutrientes suficientes para este tipo de actividades.
  • Recuerda cuidar de la hidratación, son recomendados unos dos litros de agua diariamente. Algunos jugos naturales también son aceptados, sin azúcar ni endulzantes.

A continuación, te ofreceremos 3 alternativas diferentes para cada momento del día

Momento Alimento
Desayuno Tres manzanas
Tortilla de 2 huevos
Leche descremada (250ml) con 3 cucharadas de avena en hojuelas
Almuerzo Una manzana, dos galletas integrales, una rebanada de pavo
Una rodaja de pan integral, una manzana, una rebanada de queso mozarella
Ensalada de lechuga y una manzana.
Cena Tres manzanas
Ensalada de lechuga y pollo o de atún
Puré de papas y cebolla
Merienda Yogurt natural o requesón 100g
Un vaso de jugo de frutas natural (250ml) ó una manzana.

Beneficios y desventajas:

La dieta de la manzana es una opción para quienes desean mejorar su figura rápidamente, ya que ofrece cambios en tan solo una semana. No obstante, estos cambios son por una supresión brusca de alimentos que inicialmente someten a un estrés físico importante, son días de carencia nutricional, debilidad, y mayor cansancio.

A pesar de que incorpora progresivamente otras comidas, aun así es un régimen restrictivo, de difícil adhesión e improrrogable por más de 5 días, no solo por la fuerza de voluntad de la persona, sino por las consecuencias de deficiencias nutricionales.

Esta dieta puede ser vista como una idea de mejorar la alimentación general, incorpora más frutas, colaciones, ensaladas verdes y alimentos frescos y naturales que progresivamente sustituyan las comidas grasas y poco sanas a las que estamos acostumbrados. De modo que sustituir progresivamente refecciones por preparados de manzanas y otras frutas resultarán beneficioso, no obstante no dejemos de lado las proteínas ni los nutrientes esenciales.

Los beneficios de las manzanas en la dieta

Todas las frutas son importantes para llevar una dieta saludable. Especialmente las manzanas son beneficiosas por la gran variedad de nutrientes que aportan para mejorar las funciones digestivas y metabólicas de nuestro organismo.

Las manzanas contienen fitoquímicos y antioxidantes que son compuesto que ayudan en la reparación de las células y tejidos, previenen el envejecimiento y las lesiones por causa de los radicales libres de oxigeno que resultan en algunas reacciones químicas de nuestro cuerpo. La quercetina es uno de estos compuestos, este se asocia a mejora de la función cardiovascular y regulación de los estados inflamatorios, siendo beneficiosa en enfermedades como el asma, la artritis, y otras molestias reumatológicas y osteomusculares.

Las manzanas contienen ácido tartárico y ácido málico, los cuales facilitan la digestión de las grasas, por ello, nada mejor que comer esta fruta dulce como un postre después de una comida abundante para mejorar la digestión, saciar el apetito y calmar los antojos.

Una manzana pesa aproximadamente entre 150 y 200 g. En relación a su peso aporta muy pocas calorías e hidratos de carbono. Son menos de 100 calorías, alrededor de 30 g de hidratos de carbono, 200mg de potasio, y algunas cantidades de proteínas y poquísimas grasas.

Por esto, comer manzanas se asocia a efectos metabólicos positivos, como mejor control de los niveles de insulina y de la glicemia.

Las manzanas también contienen vitaminas del grupo B y vitamina C, son ricas en minerales como el fósforo y el calcio; su alto contenido de fibras ayuda a combatir el estreñimiento, y también reducen la digestión de líquidos.

No es necesario seguir un riguroso plan dietético para aprovechar los beneficios de las manzanas. De hecho, lo ideal es comenzar con pequeñas modificaciones que transformen tu alimentación hacia una más saludable. Come manzanas cada vez que tengas antojos, a media mañana o en la merienda de la tarde. Es mejor consumirlas naturales, enteras y con su concha para aprovechar al máximo los nutrientes que las manzanas ofrecen. De hecho, 5 raciones diarias de frutas y verduras son esenciales para una dieta equilibrada y gozar de buena salud.