Saltar al contenido

Dieta de la banana

dieta-de-la-banana

La dieta de la banana es un plan de alimentación que busca suplirse de los beneficios nutricionales que ofrece esta fruta para conseguir la pérdida de peso deseada y de manera rápida. Esta dieta surgió alrededor del año 2008 cuando comenzó a aumentar rápidamente su popularidad, debido a ciertas características de esta fruta, por ejemplo, el hecho de que es económica, fácil de seguir, la banana es un fruto de sabor natural dulce y puede combinarse en una serie de postres y recetas.

Con la promesa de que puedes rebajar hasta 8kg por mes, el médico japonés Histoshi Watanabe, escribió un libro destinado a explicar el poder de esta dieta en la pérdida de peso, así como a dar múltiples razones de porque es un plan sano.

Es cierto que muchas veces sentimos hambre o deseo de comer aun estando satisfechos, es simplemente lo que algunos llaman “ansiedad”. Esta debe ser combatida de alguna manera, así que lo que la dieta propone es la sustitución de algunas comidas y postres por banana, cambios de conducta y de la rutina de vida que te ayuden a adaptarte a un estilo más saludable.

La banana es una de las frutas más ricas en hidratos de carbono complejos, que requieren mayor trabajo metabólico, y ayudan en el proceso de pérdida de peso. Estos carbohidratos estimulan la flora intestinal y ayudan a mejorar el peristaltismo y todo el funcionamiento digestivo. Por cada banana, estamos ingiriendo unas 100 calorías, que nos posibilitan realizar hora y media de ejercicio físico sin llevarnos a sensaciones displacenteras como cansancio y fatiga.

A diferencia de otras dietas estrictas, en el caso de la dieta de la banana no se tiene que pasar hambre, las comidas están integradas por lo alimentos habituales, siempre que sean bajas en grasas y con rico aporte nutricional. Se evitan los dulces y azúcares refinados y también las grasas saturadas.

¿Cómo hacer la dieta de la banana?

dieta-de-la-banana

Para seguir la dieta de la banana te mencionamos algunos alimentos que son permitidos:

La banana es la  fruta principio de la dieta. Puedes comer tanto como lo desees, de preferencia cuando están recién maduradas, y acompáñalas con un vaso de agua templada, aumentará la saciedad.

Puedes acompañar la dieta alimentándote con carnes magras y pescados. Estos serán tu aporte de proteínas y ácidos grasos saludables. Cocínalos al vapor, a la plancha o al horno, evitando las frituras y las salsas.

También se admite el consumo de arroz integral. Este tipo de arroz es una fuente de carbohidratos que se puede consumir en el almuerzo para que sea empleada como recurso energético durante el período de la tarde, reduce los azúcares y aumenta la ingesta de fibra.

Por supuesto, no deben faltar los vegetales. Realiza ensaladas nutritivas con vegetales frescos, crudos y de hoja verde, son alimentos ricos en vitaminas y minerales.

Evita dulces, grasas y todos los lácteos.

A continuación, te ofreceremos 3 alternativas diferentes para cada momento del día

Momento Alimento
Desayuno Un vaso de agua tibia, esperar 15 min para desayunar luego una o dos bananas, a intervalos de 20min. Seguidamente un vaso de agua templada.
Almuerzo Pechuga de pollo a la plancha 200g, con una ración de arroz integral
Ensalada de tomate y zanahoria con filete de ternera a la parrilla
Sopa de verduras con pollo
Cena Atún con vegetales al vapor
2 papas al horno y una banana
Ensalada césar con pollo
Merienda Bananas en ensalada de frutas
Batidos de banana con leche descremada sin azúcar

Beneficios y desventajas:

La dieta de la banana es uno de los tipos que a pesar de su efecto rápido, puede mantenerse a largo plazo, ya que no somete a restricciones calóricas severas, promoviendo el consumo sano de alimentos, y la sustitución de postres por bananas. Además, ayuda a controlar los impulsos de hambre, a mantener la saciedad por más tiempo, y así a que pierdas peso.

Otras recomendaciones son: mantener las comidas dentro de los horarios habituales, especialmente la cena que debe ser antes de las 8 de la noche, así como cuidar los buenos hábitos de sueño.

Aunque, algunas opiniones defienden que no es necesario el ejercicio, recomendamos una rutina de ejercicio físico moderada regularmente para maximizar los beneficios.