Saltar al contenido

Dieta de la limonada

dieta-de-la-limonada

La dieta de la limonada es una popular recomendación para perder peso, especialmente conocida puesto que ha sido el secreto de numerosos actores y artistas que la han adoptado para perder algunos kilos de más e incluso para ganar papeles estelares.

Este tipo de dieta se basa en una alimentación líquida, únicamente a base de jugo de limón, que se mantiene cuando menos por 10 días, sin la ingestión de alimentos sólidos. Quienes la defienden, además de resalar su maravilloso efecto en la reducción del peso corporal, aseguran que es una dieta que limpia el cuerpo de impurezas y que activa el metabolismo celular, sin embargo, es una dieta muy estricta y restrictiva que somete a un gran sacrificio desde el punto de vista nutricional y que acarrea riesgos importantes para la salud.

El limón es una fruta rica en vitamina C  que funciona como un antioxidante para combatir el efecto de los radicales libres de oxigeno que producen daño tisular y son responsables por muchas enfermedades. El jarabe de arce, otro ingrediente de la limonada, es una fuente de minerales que son necesarios para las reacciones celulares del cuerpo, además contiene calcio, potasio y magnesio. Por su puesto el agua mantiene la hidratación y es necesaria para la vida.

¿Cómo hacer la dieta de la limonada?

dieta-de-la-limonada

La dieta de la limonada es un tipo de régimen basado en la ingestión exclusiva de líquidos, principalmente jugo de limón que puede combinarse con té de hierbas. No acepta ningún alimento sólido por lo menos en los primeros 10 días de iniciada la dieta, puede extenderse hasta 40 días.

El jugo de limón se prepara entre 3 a 6 limones en ¾ de taza de jarabe de arce natural o té de hierbas, también puede usarse solo agua. Durante el día solo se ingieren entre 6 y 12 vasos de limonada. El té de hierbas naturales es permitido.

Luego de los 10 a 40 días de la dieta de la limonada, para evitar el efecto rebote debe comenzarse con una reintroducción gradual de los alimentos sólidos. Comienza con jugos de otras frutas, en el primer día luego a finalizar la dieta, como jugo de naranja, y continua así con la incorporación de sopas, ensaladas verdes y frutas frescas naturales. Luego del 5to día posdieta se regresa a la alimentación habitual.

Beneficios y desventajas

La dieta de la limonada ha adquirido popularidad importante como uno de los regímenes para perder peso más efectivo que permiten conseguir resultados en poco tiempo. Sin embargo, debemos estar conscientes a la gran cantidad de sacrificios a las que sometemos a nuestro cuerpo cuando adoptamos esta dieta.

Los profesionales de la salud, tales como médicos y nutricionistas, han dejado claro que un plan de alimentación exclusivo de líquidos y restringido a un solo alimento puede ocasionar diversos problemas y traer riesgos. La dieta de la limonada reduce la ingesta de calorías a unas 650 por día, mucho menos de lo que es recomendado en los planes más severos, por lo que la persona sentirá diversos síntomas relacionados con hipoglucemia y fatiga: dolor de cabeza, vómitos, náuseas, deshidratación y mareos.

Por otro lado, la pérdida de peso no es solo por eliminación de grasa, también reduce la masa muscular magra. No es un plan equilibrado, y aunque conlleve a una pérdida de peso importante, vale resaltar su peligroso efecto rebote como es de esperarse.

Esta dieta nunca debe ser practicada durante el embarazo o por niños ni adolescentes.